Publicidad

  • Señoras y señores de 60 años laboran en las calles de la Región Chorotega. ¿Quedarse en casa para evitar la covid-19? No, no es una opción. Entonces, ¿qué salidas tienen?

Mónica Cerdas G.

Unos 1.000 adultos mayores de 60 años o más trabajan de manera informal en las calles de la Región Chorotega. Aunque quisieran, no pueden acatar de manera rigurosa la solicitud del Ministerio de Salud de quedarse en casa para evitar el contagio de la covid-19. Entonces, ¿qué pueden hacer?

No hay medidas enfocadas en mitigar, específicamente, la informalidad en adultos mayores que laboran en la vía pública. Sin embargo, existen programas asistencialistas que procuran ayudar a aquellos adultos de 65 años o más en condición de pobreza, pobreza extrema o riesgo social.

Por ejemplo el programa del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam) llamado Red de Atención Progresiva para el Cuido Integral de las Personas Adultas Mayores.

Existen 54 centros de cuido en todo el país, pero la Región Chorotega es una de las tres regiones que posee la menor cantidad, así lo indica el sitio web del Conapam.

En esta región costera se encuentran cuatro de las 54 redes de cuido, las cuales se ubican en los cantones guanacastecos de Abangares, Cañas, Nicoya y Nandayure.

Este programa tiene diferentes alternativas de atención como alimentación y medicamentos e implementos de salud. El adulto mayor puede recibir una o más, dependiendo de las necesidades que tenga.

Sin embargo, el objetivo principal de esa red de cuido es ayudar a aquellos mayores que viven en pobreza, pobreza extrema o riesgo social. Por lo tanto, esta opción no cobija a todas las personas mayores de 60 años que trabajan en la calle.

¿Hay otras soluciones?

Ninguna específica para Guanacaste, pero sí una idea y una experiencia en otra región del país que podría servir de ejemplo para implementar en la provincia.

En la municipalidad de Liberia respondieron que no existen programas que mitiguen, concretamente, este tipo de empleo en los mayores y tampoco se han planteado.

La encargada del departamento de Intermediación de Empleo de este municipio, Cony Miranda, sugirió que se podría plantear una iniciativa de concientización en las empresas para que contraten adultos mayores si quisieran.

Aún no hay nada así planteado oficialmente por el municipio. Para llevarla a cabo, dijo Miranda, una organización que trabaje con adultos mayores debería ponerla sobre la mesa, y la Municipalidad apoyaría la gestión ante empresas y redes sociales. Por ahora, es solo una idea.

Se consultó lo mismo al municipio de Nicoya, pero no se ha obtenido respuesta pese a las constantes llamadas telefónicas que se han hecho al departamento de Gestión Social, que sería el responsable de buscar soluciones a este problema.

Un buen ejemplo para Guanacaste podría ser la Pacífico Central y la Brunca, que ha desarrollado algunas iniciativas para apoyar a la población adulta mayor.

La municipalidad de Puntarenas trabaja con la Red de personas en situación de calle y la Red de Cuido para adultos mayores.

Desde el municipio de Pérez Zeledón están gestionando construir y apoyar a hogares de cuido diurno.

Además, existen grupos organizados de adultos mayores que participan en actividades recreativas o capacitaciones, cuando entidades gubernamentales asignan recursos a la municipalidad de este cantón.

¿Quiénes son estos adultos mayores?

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), un trabajador se considera informal cuando carece de seguro social pagado por su patrono, en caso de que tenga alguna ocupación por la cual recibe un pago.

En el caso de los independientes, se consideran trabajadores informales cuando las actividades que le dan sustento económico no están legalmente creadas. Por ejemplo: venta de artículos en la calle, como copos, accesorios, juguetes, entre otros, además de servicios como chapear jardines o hacer arreglos en casas.

En la provincia de Guanacaste hay 6.063 trabajadores informales, de 60 años o más, y dentro de los cuales existe un pequeño grupo bastante vulnerable en estos tiempos de pandemia, según datos oficiales de la Encuesta Continua de Empleo (ECE) del tercer trimestre de este año, elaborada por el INEC.

Se trata de 1.051 adultos mayores (17% de ese total) que laboran en las calles guanacastecas. En su mayoría son hombres (90%) y, principalmente, independientes (89%).

Los adultos mayores que laboran informalmente en la vía pública corren el riesgo de ser víctimas de asaltos o atropellos, inclusive accidentes, sin dejar de lado la mala alimentación o exposición inadecuada al sol o la lluvia. A todo eso ahora se suma un enemigo invisible pero tanto o más peligroso, que hizo su aparición desde marzo de este año, conocido como nuevo coronavirus.

La covid-19 es la enfermedad provocada por un virus que golpea de forma particular a los adultos mayores, por eso son considerados una población de alto riesgo.

El Ministerio de Salud anunció, el martes 24 de noviembre, que 1.124 (68%) de los 1.662 fallecidos relacionados con esta enfermedad fueron adultos mayores; que en este caso se refiere a personas de 65 años o más debido a la definición que adopta esta institución.

A pesar de esos datos y del miedo que puedan tener de contagiarse del virus, estos trabajadores mayores tienen que salir a las calles para hacerle frente a la covid-19, y la mayoría (89%) lo hace en la prestación de servicios que implican salir a la vía pública, como comercio, transporte, entre otros.

Además, el 66% de los 1.051 trabajadores mayores informales en las calles, laboran 39 horas semanales o menos, mientras que el 34% restante tiene jornadas que igualan o superan las 40 horas por semana, según los datos de la encuesta.

Esas horas de trabajo no se ven reflejadas en los ingresos mensuales que estos trabajadores perciben, ya que, en promedio, el ingreso de ellos ronda los ₡74.000.

En estos casos, trabajar más no implica ganar mejor. Si el día estuvo malo, tienen que hacer el recorrido de vuelta a casa con los bolsillos vacíos y a cuestas el peso de un día más en las calles.

Por lo general, los bajos ingresos de los adultos mayores que trabajan de manera informal en las calles se explican por el bajo nivel educativo. La encuesta revela que el 43% tiene primaria completa o menos, y el 57% restante tiene secundaria completa o incompleta.

Así las cosas, en medio de una alerta sanitaria, la única solución a corto plazo para estos adultos mayores que trabajan en la informalidad es usar mascarilla, evitar tocarse la cara con las manos si no se han lavado con agua, jabón o alcohol en gel, y mantener el distanciamiento social a la hora de hablar con la gente en las calles.


Educación

11 Jun 2021

Cambio local tras un intercambio global: democratizar el acceso a la educación en América Latina y el Caribe

Por Isabela Gómez Martínez, fundadora y directora de “Lidera tu Mundo”, empresa consultora de...

Salud

11 Jun 2021

1900 ticos son detectados al año con cáncer de próstata

Oncólogos recomiendan a hombres con factores hereditarios adelantar sus exámenes de control a los...

Deportes

28 Abr 2021

Competiciones deportivas requieren protocolos avalados por las autoridades

Al llamado se unieron federaciones deportivas las cuales pidieron a sus afiliados acatar las...

Cultura

10 Jun 2021

Más de 46 artistas de Centroamérica se unen en festival por los derechos humanos de las mujeres

Espectáculo de canto, danza y poesía será transmitido este viernes desde el Teatro Popular Melico...

Ambiente

10 Jun 2021

SINAC- MINAE y PNUD fortalecen capacidades en Áreas Silvestres Protegidas para garantizar un desarrollo local participativo y acelerar la recuperación económica

Con el apoyo de la Iniciativa BIOFIN del PNUD, el SINAC-MINAE promueven alianzas entre las Áreas...