Melissa Solís Cordero / Periodista Periódico Mensaje

Las asimetrías de género también se evidencian en el grado académico. Según el último Informe del Estado de la Educación, el porcentaje de mujeres que se gradúan es más alto.

En algunas disciplinas predominantemente masculinas, como la Ingeniería en la UCR, la UNA, y la UTN, se registró que pese a la baja participación femenina en matrícula y graduación, hay generaciones que logran graduarse en una proporción mayor a su peso relativo en matrícula, lo cual hace que la brecha en titulación se reduzca.

Esto se acredita a que los sesgos de género sí inciden en la selección de las carreras universitarias.

En este sentido, el Informe destaca que las graduadas en Ingeniería siguen siendo minoría, aunque el porcentaje ha ido creciendo, sobre todo en las universidades públicas, de 22% en 2000 a 36% en 2014. Mientras que en las privadas 20 y 26 % respectivamente.

Si bien es cierto, la evolución y participación de las mujeres varía según la rama de esta disciplina, siendo Ingeniería Industrial la más equitativa.

Carreras de mayor presencia femenina

Derecho, Periodismo, Salud y Educación se ha acentuado el peso relativo de la graduación con respecto a la matrícula inicial.

El panorama es un poco distinto en Educación, ya que la preponderancia de la mujer es cada vez menor, ya que más hombres se están graduando en esta disciplina.  

En salud, las estudiantes optan más por Enfermería reflejándose un crecimiento acelerado en esta población. Sin embargo, el Informe resalta que en el 2014 se graduaron las mismas proporciones 50% en Enfermería y 50% en Medicina.

Al contrario de los hombres, que fueron más de los títulos de médicos otorgados en el 2014, cubriendo el 63%.

Mujeres con mayor desempleo

El estudio determinó que las actitudes sexistas y los estereotipos de género afectan el desempeño de las mujeres y sus elecciones. Esas decisiones tienen efectos en el mercado laboral que se reflejan en que el desempleo tiende a ser mayor.

Otra diferencia radica en que las profesionales jóvenes asalariadas muestran una proporción en puestos de jefatura 1.9% similar a la de los jóvenes 2.1%. En el grupo de más de 35 años existe una brecha entre un 6.9% de mujeres jefas versus un 14.4% de hombres en esa categoría.

Sólo el 10% de las mujeres que tienen un posgrado ocupa puestos de dirección y gerencia, mientras que los hombres con el mismo grado académico la cifra llega al 26%.