Construcción de obra para 50.000 habitantes se inició en noviembre

El nuevo acueducto costero de Santa Cruz avanza en un 25% luego de tres meses de construcción y ya se han instalado 25 km de tubería. Esta inversión de ¢8.000 millones beneficiará a 50.000 personas de este cantón cuyas fuentes de agua son vulnerables a la salinización.

El Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) inició los trabajos el pasado mes de noviembre. Este acueducto se fundamenta en el decreto de emergencia de 2014 por la sequía que afectó especialmente a Guanacaste.

“Este proyecto traerá una solución definitiva de agua potable para las comunidades de la zona costera. Estamos aprovechando una fuente muy estudiada como lo es el acuífero Nimboyores, que no corre riesgo de salinización, y para el que estamos trabajando un plan de manejo integral con las instituciones y las comunidades”, dijo la presidenta ejecutiva del AyA, Yamileth Astorga.

El proyecto es impulsado en conjunto entre el AyA y 14 Asociaciones Administradoras de Sistemas de Acueductos y Alcantarillados Comunales (Asadas) del cantón gracias a una alianza público-comunitaria de construcción, administración, mantenimiento y operación del acueducto.



Diseño del acueducto de Santa Cruz. AYA


Su diseño incluye una línea de impulsión de más de 8 km desde el campo de pozos, cerca de Lorena, hasta el cerro Huacas. Desde ahí, saldrán tres tuberías distintas: una hacia Tamarindo, otra hacia Matapalo y Playa Grande y la tercera hacia Brasilito, Flamingo y Potrero.

Además de la instalación de la tubería, se avanza en el acondicionamiento de los terrenos para la instalación de los pasos elevados. Otros trabajos a realizar incluyen las interconexiones con los sistemas de las Asadas, la instalación de válvulas, pruebas de presión y la limpieza y desinfección de las tuberías.

El proyecto está programado para finalizarse en el segundo trimestre de 2018.